GemasCelestes.png

Adán y Eva

 
 
Gemas 1.jpg

Entonces Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Luego Dios puso al hombre en el Huerto de Edén para que lo labrara y lo cuidara. Y mandó Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres ciertamente morirás. Y puso Adán nombre a toda ave de los cielos y a todos los animales del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. Entonces Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y tomo una costilla. Y de la costilla hizo una mujer y la trajo al hombre. Luego dijo Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne. Por eso, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adan y su mujer, y no se avergonzaban. Y llamó Adán el nombre de su mujer Eva, porque ella era la madre de todos los vivientes.