GemasCelestes.png

La Torre de Babel

 
 
Gema-07.jpg

La orden de Dios de multiplicarse y poblar la tierra era para Sem, Cam y Jafet, los tres hijos de Noe, pero a medida que se multiplicaban y se apartaban de Dios, surgieron divisiones entre ellos, y después de un tiempo, los que deseaban olvidar a su creador, decidieron separarse de los que adoraban a Dios. Estos emigraron a la llanura de Sinar, que estaba a orillas del río Eufrates, y allí decidieron establecerse. Y dijeron: Vamos edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre por si fuéramos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada los hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora pues descendamos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Al confundirse el lenguaje, toda la obra se detuvo. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.